Selecciona idioma

¿Por qué una alfombra?

“A carpet is the soul of the apartment”

(Edgar A. Poe)

” What if everything is an illusion and nothing exists? In that case, I definitely overpaid for my carpet.”

(Woody Allen)

La alfombra define espacios, separa ambientes y crea espacios comunicativos, a la vez que aporta sensación de calidez y crea un ambiente confortable donde trabajar y vivir.

Las alfombras nos transmiten emociones. Más allá de su belleza, los colores, texturas y diseños tienen efecto sobre nuestro estado emocional. Arquitectos y diseñadores consideran la alfombra como un producto esencial para decorar un espacio.

Una alfombra se puede adaptar a cualquier espacio. Su vocación decorativa ha permitido durante siglos identificarse con la sensibilidad estética y cultural de cada contexto.

Las alfombras son de los pocos elementos, junto a la cerámica, que han acompañado al hombre desde la prehistoria a nuestros días, conservando técnicas ancestrales.

La limpieza de una alfombra es muy fácil y exige un mínimo esfuerzo de mantenimiento. El consejo más importante es pasar el aspirador a menudo y evitar que las posibles manchas se sequen.

Una alfombra limpia, seca y bien mantenida mejora la calidad del aire y evita problemas tóxicos. Actúa como un filtro natural que atrapa e inmoviliza las partículas de polvo, principales causantes de alergias. En espacios con alfombras, respiramos hasta ocho veces menos partículas de polvo.

Consulta las instrucciones de cuidado y mantenimiento

Las alfombras de lana y las de yute son un excelente aislante térmico natural debido a la composición de sus fibras y son totalmente antiestáticas.

Las alfombras actúan como un aislante acústico, ya que absorben los sonidos y reducen los niveles de ruido del impacto de las personas caminando. Crean así un espacio relajante y armónico que mejora la productividad, combate el estrés y aumenta el nivel de bienestar.

Las alfombras son ideales para amortiguar la tensión que el cuerpo sufre al caminar en suelos duros. A la vez, ofrecen una superficie segura y antideslizante, ideales tanto para niños como para ancianos porqué protegen y minimizan el riesgo de contusiones.

Además, los efectos de andar descalzo sobre una alfombra son equivalentes a los efectos de un masaje.

Con las alfombras de lana además de rodearnos de confort y seguridad, estamos contribuyendo a la protección del medio ambiente, por sus características naturales, reciclables y biodegradables.

En caso de fuego, las alfombras de lana son ignífugas, no propagan el fuego ni son inflamables.