Cuadros 1996

Un clásico de la casa. Un patchwork de 20 colores, una melodía decorativa.

En una de sus innumerables visitas a la India, observando un muestrario de fibras de lana agrupado por tonos, Nani Marquina visualiza el embrión del que es uno de los diseños más emblemáticos de la firma.

Veinte colores formando un damero mágico de cromatismo vibrante que crean una rítmica sensación de movimiento. El diseño, nacido de una combinación de tonos aparentemente casual, en realidad sigue una secuencia lineal muy concreta.

Nani Marquina

Tras estudiar diseño industrial en la Escuela Massana de Barcelona y comprobar el éxito que despertaban sus primeros diseños textiles realizados por encargo, Nani Marquina se embarcó en la, por aquel entonces, desconocida carrera de diseñadora industrial.

Fiel a sí misma e intuyendo los resultados que podían cosechar sus diseños, a pesar de las dificultades de aquella época, en 1987 creó su propia empresa. Nació nanimarquina como marca dedicada al diseño, edición y distribución de alfombras y artículos textiles para el hogar cuyos principios se sustentaron en valores como la observación, la innovación, las emociones y la capacidad de contemporizar las tradiciones artesanales.

Desde sus inicios Nani Marquina prestó especial atención y esfuerzos en la investigación de materias primas y en los procesos de manufacturación; factores que enriquecieron el valor estético de sus diseños, razón principal del éxito comercial de la marca. Además, gracias a su actitud visionaria, Nani Marquina incorporó en su catálogo colecciones de diseñadores externos de renombre internacional, siendo la primera editora de diseño textil que apostó por el concepto de alfombras de autor.

En 1993 Nani Marquina emprendió su aventura empresarial más atrevida: desplazó su producción al norte de India. La incorporación de la artesanía y la tradición como nuevo concepto de diseño diferenció y caracterizó a la marca. Se exploraron e incorporaron nuevos caminos de producción mediante las prácticas artesanales, otorgando un carácter único a sus diseños.

En el año 2002 se incorpora a la gestión de la compañía la segunda generación de la familia, consolidando así su crecimiento y expansión internacional. Llegan los reconocimientos internacionales a sus productos, a la empresa y a Nani Marquina. Entre los premios obtenidos, en el 2005 recibe en Premio Nacional de Diseño y el Premi Cambra a la Gestió Empresarial, así como varias nominaciones en distintas ediciones de los Premios Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial. Recientemente Nani Marquina ha recibido el International Women Entrepreneurial Award de la Cámara de Comercio de Manhattan, un premio a su persona que se suma al Premio FIDEM a la Mujer Emprendedora del 2007. Ha sido presidenta de ADP (Asociación de Diseñadores Profesionales) y de la Red (Reunión Empresas de Diseño).

Actualmente, desde principios de 2014, es la presidenta del FAD (Foment de les Arts i Disseny), en Barcelona.

Cuadros 1996 1

nani logo

Hand tufted

Se manipula con una herramienta a modo de pistola con la que se van inyectando los hilos sobre un tejido tensado previamente en un bastidor.

  1. Primeramente, se inyectan hilos en las zonas marcadas por el mapping (una plantilla que se usa para pasar el diseño digital al soporte de la alfombra).

  2. Después, se cortan y afeitan los hilos salientes dando la altura de pelo deseada.

  3. Se perfila el dibujo con tijeras o aguja definiendo bien las diferentes áreas del motivo.

  4. Una vez el motivo ya está definido, se apresta la parte posterior a los hilos inyectados aplicando una capa de látex para que los hilos queden sujetos a la estructura.

  5. Finalmente, se aplica de un tejido a modo de forro dándole un acabado de calidad.

Esta técnica permite formas curvilíneas, distintas alturas de pelo , además de la aplicación de diferentes colores en una misma alfombra.

Alta densidad y durabilidad.