Guía de medidas

Escoger una alfombra es un momento importante, ya que definirá la personalidad de nuestros espacios. Te presentamos una guía con consejos básicos para ayudarte en la elección de la alfombra perfecta para tu espacio.

El primer paso es siempre medir el espacio donde va a ser colocada la alfombra y el mobiliario con el que va a convivir, de este modo podrás tomar mejores decisiones en el diseño de tu espacio

Sala

Las zonas de descanso grandes y pequeñas se benefician mucho de una alfombra, que ayuda a definir distintas áreas y aporta confort al conjunto de la estancia.
Recomendamos escoger alfombras generosas que acompañen el mobiliario, una alfombra que no
cubra al menos el largo del sofá principal podrá parecer perdida. Las alfombras circulares o de menor tamaño son una gran solución para crear un momento de lectura más íntimo.

Comedor

El tamaño de la alfombra debería ser
proporcional al tamaño de la mesa e
idealmente un poco mayor para que las patas de atrás de las sillas no sobresalgan de la alfombra una vez sentados. En concreto, una persona sentada ocupa unos 75cm aproximadamente, por tanto, la alfombra debería ser, aproximadamente 1m mayor que la mesa por cada lado.

Oficina

En entornos de trabajo los beneficios de la alfombra son especialmente aconsejables: es un excelente aislante acústico y térmico y reducen la electricidad estática. Además, aportan
calidez y bienestar.
Pueden colocarse alfombras en escritorios individuales o bien en salas de reuniones donde el confort es especialmente indicado. La alfombra también será una gran aliada para crear distintas áreas en un mismo espacio, como zonas de ocio y descanso, zonas de recepción y espera etc.

Dormitorio

Una alfombra es una gran compañera en dormitorios, donde suele buscarse el máximo confort. Puede colocarse a los pies de la cama aprovechando la calidez que aporta al entrar y salir, a lado y lado con tamaños más pequeños o bien como un elemento decorativo.

Cocina

Las alfombras más alargadas o conocidas como pasilleras pueden funcionar muy bien en cocinas. Para separar, por ejemplo, la zona de
preparación y de comida, o para indicar el cambio de estancia.

Baño

Aunque es menos frecuente, una alfombra puede completar muy bien las zonas de baño.
Aportando confort en ciertas zonas, separando la zona de aguas del resto o indicando la entrada a una nueva estancia.

Terraza

Las alfombras de exterior son perfectas para terrazas y zonas de exterior en las que queramos conseguir la misma sensación de confort que en los espacios de interior.
Ayudarán a delimitar áreas y aportar
personalidad. Son alfombras resistentes y fáciles de mantener.
Como en el interior recomendamos; con sofás y sillones escoger alfombras generosas que acompañen el mobiliario. Si acompañan a una mesa, la alfombra debería ser proporcional al tamaño de la mesa.

Piscina

Una alfombra de exterior puede ser una gran compañera también para zonas de piscina en las que queramos aportar color y personalidad.